viernes, abril 17, 2015

El eco de las estanterias. Mi insignificante homenaje a #NovaColon


Cuando escribo, a veces me pregunto quién lo lee. Porque mi fin no es que me lean, sino vaciar un poco mi cabeza de cosas....Sé que este post va dedicado a alguien que nunca me leerá. Pero tengo una obligación para con ella que supera las barreras digitales.

Ha cerrado #NovaColon. Otra librería mas...dirán muchos....Cuantas habrán cerrado de aquí a final de año...Pues sí, estoy de acuerdo. Y en navidades haremos todos cola como borregos en la Fnac o en el Corte Ingles.....

Pero es que no era una librería más....Era "la LIBRERIA". Y parece que le ha acompañado Eduardo Galeano!! en su camino hacia la memoria de los tiempos que ya no volverán.
No ha sido justa la ciudad. En su ambición y soberbia, ha sacrificado lo que la hace insustituible. Ha sustituido la heterogeneidad por la clonación en los centros comerciales. Tan impersonales. Tan agresivos. Tan cómodos?

Y hemos perdido el contacto, la complicidad, el colorido de nuestros barrios. Hemos perdido la cordura del ultramarinos, de la mercería, de la librería....Hemos perdido los escaparates, la originalidad....las personas...Y Coruña ha perdido dos libreras. Ya se que me diréis que es una profesión abocada a la desaparición....Y yo os diré que en todas las ciudades hacen falta libreras y libreros....Igual que hacen falta bibliotecas y hospitales...La literatura no es una mercancía....La literatura es el arte de la expresión escrita en todos sus niveles....

Como decia Umberto Eco "En toda librería se venden almas: por un lado cada libro en venta encierra el espíritu de su autor y por el otro el encargado del negocio —sea el dueño, un gerente o alguno de los vendedores— responde a un pacto al estilo de Fausto, que a cambio de sabiduría ofreció su alma a Mefistófeles. El comercio de libros es, por ello, una actividad que va más allá de lo mercantil y que exige habilidades específicas. Para vender almas, el librero ha de ser no sólo un voraz lector de libros sino de sus clientes, pues sólo así podrá recomendar tal o cual título, entender la necesidad de quien le pregunta por una obra desconocida para él y seleccionar el acervo que responda a la vez a su apetito personal y a las características de su clientela. Y encima ha de administrar, emplear recursos —humanos, materiales y pecuniarios—, comunicarse con la clientela… Ese equilibrio inestable sintetiza el reto y la belleza del oficio de librero, que es “una hermosa vocación”.

Algún dia nos daremos cuenta que nuestra ciudad esta deshumanizada. Que nos encerramos en centros comerciales que parecen terminales de aeropuertos....Que todos vestimos igual y leemos lo mismo....Porque las grandes multinacionales serán las que sobrevivan. Pero el coste es la uniformidad. Y buscaremos por internet, comprando digitalmente el punto de diferenciación....Porque no supimos mantener lo que teníamos....Nuestra gente, nuestro comercio, nuestras tiendas, nuestras calles, nuestras librerias......

Me dijo Begoña: "Cerraré un día y no volveré a abrir al día siguiente. Lo haré lo más silenciosamente posible. No quiero revivir la sensación de las estanterías vacías...No podría soportarlo" Y así lo hizo.

Como decia Eduardo Galeano: En un mundo de plástico y ruido, quiero ser de barro y de silencio....

Mi pequeño e insignificante homenaje. Se que nunca lo leerás...pero quien sabe....


Gracias Begoña, Gracias Silvia.....Espero que nuestras vidas se vuelvan a cruzar.....


Entradas antiguas: #NOVACOLON

Escaparate libreria Nova Colón: Para los bibliocinéfilos
http://interneteando-lara.blogspot.com.es/2010/03/escaparate-libreria-nova-colon-para-los.html

Una difícil combinación: fútbol vs literatura
http://interneteando-lara.blogspot.com.es/2010/07/una-dificil-combinacion-futbol-vs.html

Tocar los libros
http://interneteando-lara.blogspot.com.es/2010/07/tocar-los-libros.html

Escaparate de Nova Colón
http://interneteando-lara.blogspot.com.es/2009/04/escaparate-de-nova-colon.html

Dieta para pacientes ávidos de lectura
http://interneteando-lara.blogspot.com.es/2009/04/lo-que-me-han-recetado-en-el-dia-del.html