viernes, marzo 23, 2007

Web 3.0

Interesante artículo, publicado en el Boletín de la Sociedad de la Información: Tecnología e Innovación de Telefónica, en donde se va un poco más allá del concepto de Web 2.0

CÓMO SERÁ LA WEB 3.0Aún inmersos en el impacto de la web 2.0, ya se empieza a hablar de «Web 3.0». ¿En qué consiste? ¿Web semántica? ¿Microformatos? ¿Qué nuevas posibilidades implica?

"Wade Roush, argumentaba que el término web 2.0 se refiere a tres cosas: nuevos mecanismos de relación y comunicación entre las personas utilizando las tecnologías de redes sociales (con servicios como MySpace, YouTube, Digg o Wikipedia), la utilización de estándares web para la creación de servicios distribuidos en Internet (léase “mashups” como Housing Maps, un servicios inmobiliario que combina datos propios con mapas de Google Maps) y la mejora en los interfaces de las páginas web hasta llegar a imitar, casi a la perfección, la experiencia de usuario de las aplicaciones clásicas que se ejecutan en un ordenador."

El término web 3.0 es asociado por la prensa generalista (léase New York Times o en España El País) al concepto de web semántica que se está desarrollando bajo la tutela de Tim Berners-Lee (...)
(...) sería aquella que permitiría que se formularan consultas como “busco un lugar para pasar las vacaciones con mi mujer y mis dos hijos de 5 y 2 años, que sea cálido y con un presupuesto máximo de 2000 euros”. El sistema devolvería un paquete de vacaciones tan detallado como los que vende una agencia de viajes pero sin la necesidad de que el usuario pase horas y horas localizando ofertas en Internet.(...)

Tambien el artículo habla de los Microformatos. A corto plazo los microformatos serán los triunfadores. Ya están siendo incluidos en algunas páginas web y, lo que es más importante, en la actualidad se está estudiando como integrarlo en los navegadores web.(...)





(...)"Los microformatos surgen del trabajo de la comunidad de desarrolladores de Technorati, uno de los sitios web 2.0 “de referencia”. Su objetivo es estandarizar un conjunto de formatos en los que almacenar conocimiento básico, como la información de contacto de una persona (microformato hCard), una cita (microformato hCalendar), una opinión (microformato hReview), una relación en una red social (microformato XFN) y así hasta un total de 9 especificaciones concluidas y 11 en proceso de definición1. La principal limitación es que cada tipo de significado requiere de la definición de un microformato específico. A cambio ya es posible utilizarlos, como así lo hace un conjunto reducido de sitios web."

"La web 3.0 sería una revolución si como se ha dicho antes se logra una combinación efectiva entre la inclusión de contenido semántico en las páginas web y el uso de inteligencia artificial que saque partido de ella. En este sentido los recelos son muchos pues tradicionalmente los avances de esta ciencia han sido lentos y cargados de dificultades."

miércoles, marzo 21, 2007

Sobre Google Alerts (Alertas de las News)

Hablo desde mi experiencia. Uso diariamente el servicio Google alert, y tengo la sensación desde hace varios meses, de que ya no funciona como al principio. Tengo varias alertas en mi perfil, y ya le he encontrado dos fallos:

1. No envia las mismas alertas a todo el mundo. Tengo dos cuentas de correo y una alerta común a las dos. Y últimamente me llegan algunas noticias relacionadas con esa alerta diferentes de un correo a otro (curioso, no?)
2. No rastrea de cada vez las mismas fuentes. De vez en cuando, como me ha ocurrido hoy, descubro en periodicos "importantes" (El Pais, Expansion...) noticias que deberian aparecer en las alertas y no me llega aviso de ellas.

¿Alguien ha notado algo en Google Alert?

lunes, marzo 19, 2007

Sugerente título

¿alguien lo ha leído?

LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS
autor: Stuart Kelly
ISBN: 978-84-493-1985-3
páginas: 392

Resumen:
Peculiar e ingenioso, este libro es una curiosa mezcla de novela policíaca, ensayo histórico e informe, la primera guía sobre lo que pudo haber sido y no fue en la literatura.

Con una prosa atractiva y sugerente, el autor nos describe con detalle, desde los tiempos de las pinturas rupestres hasta finales del siglo XX, las fascinantes obras perdidas de grandes autores célebres: Heracles, el escenógrafo de Aristófanes fue una de las comedias perdidas del dramaturgo; Trabajos de amor ganados fue tal vez una continuación de Trabajos de amor perdidos, obra de Shakespeare, ¿o era quizá un título alternativo de La fierecilla domada?; la novela inconclusa de Jane Austen titulada Sandition era una crítica a la hipocondría y los tratamientos médicos recibidos cuando la autora estaba gravemente enferma; Nikolai Gogol quemó la segunda mitad de Almas muertas después de una conversión religiosa que lo convenció de que la literatura era paganismo; algunas de las mil páginas del manuscrito de El almuerzo desnudo de William Burroughs fueron robadas y vendidas por unos granujas; el viudo de Sylvia Plath, Ted Hughes, aseguró que las 130 páginas de la segunda novela de su esposa, tal vez inspiradas en su matrimonio, se perdieron tras la muerte de la autora.

Estos eslabones destruidos (el retrato de Sócrates en las Fábulas de Esopo), extraviados (Ultramarino, de Malcolm Lowry, obra que alguien sustrajo del coche del editor), inconclusos por la muerte del autor (La presa de Hermiston de Robert Louis Stevenson) o nunca iniciados (Habla, América de Vladimir Nabokov, segundo volumen de sus memorias) constituyen sin duda la historia de la literatura en un mundo paralelo. En definitiva, La biblioteca de los libros perdidos es en sí un formidable hallazgo