sábado, mayo 12, 2007

Y esto es todo amigos!!!

Se termina Fesabid 2007 dejandome un sabor agridulce. Me lo he pasado muy bien. He conocido gente muy interesante...me he reencontrado con viejos conocidos....He hablado durante dos días de lo que mas me gusta hablar.....Documentación, blogs, Biblioteca 2.0...etc...

Pero he echado de menos cosas...¿Donde estaban las empresas, donde estaba la gente que se dedica a la Vigilancia Tecnologica, donde estaban las personas que llevan Centro de Documentación privados.....Donde estaban los grandes proyectos que hay en España...Zaintek, Madri+d, etc...????

Por otro lado la organización no ha sabido valorar el impacto de las nuevas tendencias....y en todo momento las charlas sobre Web 2.0. bibloteca 2.0. han sido relegados a pequeñas salas donde doblabamos la capacidad de aforo....mientras la blbioteca tradicional, los archivos tradicionales han acaparado los dos salones principales....

Ya comentare las charlas que me han parecido mas interesantes a lo largo de esta semana que empieza.

Mas sobre Fesabid:
* Actividad sobre blogs en Fesabid 2007
* Fesabid 2007
* En la mesa de “Los blogs en la biblioteca 2.0″

4 comentarios:

Javier Leiva dijo...

Un gusto conocerte, Lara. Espero que se de otra ocasión para poder charlar un rato con calma con un café delante o algo así.

Saludos.

Lara Rey dijo...

Para mi tb ha sido un placer...La pena es que sólo hayan sido dos días...No me ha dado tiempo a nada...Queda pauntado el cafe para otra ocasión.

Luis Rodríguez Yunta dijo...

Excelente reflexión, Lara, yo también saco un sabor agridulce. Para mí el congreso de Fesabid es la gran cita indispensable, pero es cierto que no parece resultar igual de atractiva para todos los sectores, o la organización no está lo suficientemente ágil para convocarlos.
Pero la oferta era muy buena. Lástima, que muchos actos sean efímeros, que no te da tiempo a aprovechar.

Jorge Franganillo dijo...

Coincido en que no se han valorado las posibilidades de las nuevas tendencias, quizás porque a menudo se han adoptado las tecnologías sin mucha reflexión, sólo por querer elevar la profesión bibliotecaria al prestigio del que goza la tecnología. Y eso, por más que nos pese, pasa factura. De todos modos, también pienso que había una buena oferta. Y me ha encantado veros por allí.