jueves, octubre 11, 2007

"El mas dulce de los sueños"

Doris Lessing, premio Nobel de Literatura 2007.

"Había estado escribiendo durante años sobre toda clase de cosas. Empezó haciendo sus primeros pinitos en periódicos locales y folletos, en cualquier sitio donde le dieran algo de dinero. Luego se encontró haciendo investigación para artículos serios, que aparecían en los periódicos nacionales. Se había hecho un nombre por sus artículos sólidos y equilibrados que a menudo proyectaban una luz nueva e inesperada sobre una escena actual.

Lo haría bien. ¿Para qué la había preparado si no su experiencia, más que para poder mirar fríamente los problemas de los demás? Pero decir que sí a aquel trabajo no le supondría ningún placer, ninguna sensación de estar probando nuevas alas. Más bien tendría que cuadrar sus hombros con esa rigidez interna que da la determinación y que es como un bostezo reprimido.

Qué cansada estaba de todos los problemas, de las almas magulladas, de los niños desamparados, qué maravilloso sería decir: 'Bueno, ahora os vais a cuidar solos un poquito porque yo voy a estar en el teatro todas las tardes y también la mayor parte del día'. (Aquí había otro codazo frío: ¿has perdido la razón? Sí, y estaba disfrutando de cada minuto)."

Doris Lessing nació en Irán, cuando se llamaba Persia, en 1919, y pasó su infancia y juventud en Rhodesia (ahora Zimbabue). Allí empezó a leer libros que su madre le compraba por catálogo. A los 31 años se fue a Londres, con su tercer hijo y su primera novela. Dejó atrás dos ex maridos y dos hijos. Autora de libros como Instrucciones para un descenso al infierno, Memorias de una superviviente o La buena terrorista, es una apasionada luchadora por la libertad, comprometida con las causas del Tercer Mundo. Militó en el partido comunista británico, pero lo dejó decepcionada por el estalinismo. A los 82 años sigue siendo rotunda en sus opiniones, contra las feministas, por ejemplo, o contra las ideologías (El País)