sábado, junio 21, 2008

Para leer sin tiempo

Sin nada que ver con la Vigilancia ni con la Inteligencia, ni con patentes, ni con innovación, temas de los que llevo desconectada desde el 8 de abril, pondré aquí unos títulos para quien esté buscando algo para leer estos días. Los libros últimamente los escojo por el número de págimas (con excepción del Diamante de la reina).
Por lo tanto estos y el del post del día 18 de junio, el de Sabor a Chocolate, son relatos que se leen de una sentada. Ideal para no tener tiempo de posar el libro en la mesita de noche y que quede ahí hasta que cuando puedes volver a retomarlo has perdido el hilo conductor, y aunque sabes perfectamente de que va, no es lo mismo.

El Señor Ibrahim y las flores del Corán, escrito por Eric-Emmanuel Schmitt y llevado al cine en 2003 por François Dupeyron.Una novela de las que deja un recuerdo. De esas que por mucho que pase el tiempo siempre somos capaces de recordarla con una buena sensación. En sus sólo 95 páginas transcurre una historia trágica y al mismo tiempo hermosa, dónde la amistad entre un judio (Moises) y un árabe (el señor Ibrahim) va más allá del día a día. Un relato escrito en solo unos días. Un texto escrito con tanta naturalidad como se respira.

Mal de piedras, escrita por Milena Agus. Es sorprendente desde el principio. Con un toque de erotismo o simplemente de sensualidad, la historia es narrada por una nieta sobre su abuela: Un matrimonio tardío con un hombre que se casa para saldar una deuda y posteriormente el conociminento del verdadero amor. Un relato sencillo, erótico y poético. También es de los que se leen en una noche, apenas 115 páginas.

Qué tierno era Suleykem, escrito por Siegfried Lenz. Novela publicada por primera vez en 1955. O sea que no es una novedad editorial. En 168 páginas nos cuenta 20 historias masures (Masuria, en el sur de Prusia) a cada cual más curiosa. Un libro muy bien narrado y entretenido.

El diamante de la reina, escrito por Mª Pau Dominguez. Mi única concesión a las novelas de más de 200 páginas, y mi última novela histórica. Género por el que siento verdadera devoción, y eso que ultimamente creo a cualquier cosa se le llama novela histórica.Muy interesante, dura y veraz la historia narrada. La vida de Isabel de Valois a raiz de su matrimonio con Felipe II. Tiene en su narrativa un toque de crónica de la época, mezclada en algunas partes con un ritmo un tanto axfisiante.

1 comentario:

ivan dijo...

hola Lara

si valen recomendaciones de buenos libros

Alamut de Vladmir Bartol

León el Africano de Amain Maalouf

El tiempo de los regalos de Patrick Leigh Fermor

un saludo

Iván
impelaez@ingenieros.com
asturjimmy.spaces.live.com