martes, julio 21, 2009

Renegade thinking: 25 ideas

Gary Hamel, organizador del encuentro Renegade thinking resume las 25 ideas más destacadas de este encuentro sobre la innovación en gestión(fuente: innobai):
1. Reinventar los cimientos de la gestión. Se necesitan no sólo nuevas prácticas de gestión, sino también nuevos principios. De lo contrario, la innovación se limitará a meros ajustes de lo conocido.
2. Conseguir que las ideas de comunidad y ciudadanía estén inmersas en los sistemas de dirección. Es necesario tener presente que todo el mundo es importante y actuar en consonancia. Las relaciones con los stakeholders deben ser intensas, fluidas y
positivas.
3. Perseguir una meta más elevada y amplia. Una meta contagia energía, pasión y compromiso. Los directivos tienen que ser emprendedores e innovadores que hagan comprender el sentido y significado de la meta.
4. Compartir el proceso de diseño de la estrategia. Es necesario distribuir las responsabilidades para crear la estrategia y establecer la dirección.
5. Diseñar medidas del rendimiento integral innovadoras. No hay que caer en la tentación de “jugar” pensando sólo en el resultado, sino elaborar sistemas de medición del rendimiento integral que capten, por ejemplo, el valor de una experiencia de cliente única
6. Expandir la percepción del tiempo. Es necesario modificar los estímulos de los directivos de esos pequeños proyectos con gran potencial en el largo plazo.
7. Incrementar la confianza y disminuir el temor. Se debe crear una cultura de confianza y transparencia y lograr el equilibrio entre esfuerzo, riesgo y comprensión.
8. Democratizar la información. Es necesario acabar con el poder de la información exclusiva: los profesionales necesitan tener acceso a la información completa para poder tomar decisiones.
9. Asumir y expandir la diversidad intelectual. Para superar el pensamiento plano del grupo e incrementar las alternativas de creatividad es necesario promover una mayor diversidad en todas las áreas.
10. Reducir la atracción del pasado. Se debe desafiar el status quo para favorecer la innovación y el cambio.
11. Aumentar y otorgar poder a los profesionales involucrados en el cambio. Hay que crear espacios para desarrollar el pensamiento que se sale de la norma, legitimar la creatividad y la implicación con el futuro.
12. Impulsar la libertad de actuación y la autonomía. Las empresas tienen que permitir la “des-organización” para ser más ágiles y desarrollar todo el potencial de los profesionales.
13. Generar espacios para estrategias emergentes. Se requieren espacios que equilibren el ensayo con la ejecución; hay que recurrir más a la variedad y experimentación y menos al análisis y enfoque en materia de estrategia.
14. Crear mercados internos de ideas y talento. Es necesario crear empresas que reaccionen de una forma tan rápida y transparente como los mercados ante las nuevas ideas. Los procesos deben garantizar que todas las ideas compiten en igualdad de
condiciones.
15. Desestructurar y disgregar la organización formal. Se necesitan organizaciones con menos estructura y menos reglas, para favorecer la innovación y adaptación al cambio. Se debe reducir la rigidez que ralentiza la adaptación y atomizar las unidades exageradamente grandes, que no se pueden gestionar con facilidad.
16. Reducir radicalmente la jerarquía artifi cial. Es fundamental otorgar a quienes forman parte de un equipo más capacidad de elección del líder. Hay que ampliar el rango de liderazgo para disolver la jerarquía formal.
17. Reinventar el trabajo del liderazgo. Es preciso abolir el mito del director por imposición. Los líderes tienen que ser creadores de sistemas sociales que favorecen la innovación y la colaboración.
18. Positivizar el confl icto para la toma de decisiones. Hay que sacar a la superficie el conflicto, permitir que se oigan las voces discordantes y aprovechar la sabiduría colectiva a la hora de adoptar decisiones esenciales.
19. Rediseñar y reinventar los sistemas de control. Se necesita sustituir el control por el compromiso, lo que implica confi anza y responsabilidad individual.
20. Superar el binomio innovación/eficiencia. El manejo constante de conceptos polarizados es inevitable: corto plazo/largo plazo, exploración/explotación, etc. Es imprescindible diseñar sistemas de gestión que sean capaces de extraer lo mejor de cada parte del binomio.
21. Liberar y llevar más allá la imaginación humana. Es preciso disponer de espacio y tiempo para refl exionar, soñar, crear e innovar. Es necesario dejar de “demonizar” el fracaso, porque es una gran fuente de aprendizaje. Hay que forjar culturas que recompensen mucho más la innovación a pequeña escala.
22. Favorecer las “comunidades de pasión”. Es imprescindible aumentar el rendimiento del capital emocional de los profesionales. Aprovechar las tecnologías de redes sociales y otros medios para crear entornos de trabajo atractivos que posibiliten la innovación de los profesionales al traspasar sus puestos de trabajo
21. Rediseñar el pensamiento de gestión para un mundo abierto.
La formación tradicional prioriza la resolución y la capacidad de decisión en detrimento de la refl exión, la creatividad y la innovación. Es necesario fomentar sistemas y valores que den espacio a la diversidad y la refl exión multidimensional.
24. Humanizar el lenguaje de los negocios. En el mundo de los negocios no se confía en palabras como comunidad, belleza, honor, verdad y justicia. Para crear organizaciones verdaderamente humanas, es necesario captar los ideales más elevados.
25. Aprender a ser creativos e innovadores en gestión. Las tradicionales capacidades directivas deben ser complementadas con el desarrollo de sus habilidades creativas e innovadoras