miércoles, enero 10, 2007

La librería Colón cerrará sus puertas a finales de este mes

«Qué penita da», decía ayer una clienta ante los estantes semivacíos de la librería Colón, situada en la calle Real. El stock está a punto de agotarse y el establecimiento cerrará sus puertas al público a finales de mes. Será para siempre. La Colón no reabrirá en otro punto de la ciudad, como deseaban sus fieles, que incluso han recogido firmas para evitar la desaparición.

La empresa propietaria del negocio es la Sociedad General Española de Librerías (SGEL), que pertenece al grupo Hachette, que es también la editora de revistas como Diez Minutos , Elle , Fotogramas , Qué leer , Quo o Ragazza . La SGEL no ha encontrado un local a su gusto, que combine una renta económica con una buena situación, y ha decidido cerrar la tienda. En la actual ubicación, la Colón no sólo cumplía los presupuestos, sino que aumentaba sus ventas año tras año. Abierta de 9 a 21, todas sus trabajadoras son mujeres.

La que es la librería más antigua de la ciudad no cierra por falta de clientes. Determinó su (mala) suerte una sentencia judicial, la que declaró en ruina el número 24 de la calle Real. La propiedad del inmueble pertenece a la Fundación Tenreiro. En este solar se levantará un inmueble de nueva planta, que tendrá que respetar la fachada actual. El bajo y la primera planta serán ocupados, al parecer, por la citada fundación.

El espíritu de la Colón pervivirá en una vía cercana. Begoña, una de las cinco trabajadoras del actual negocio, tiene intención de abrir una librería en la calle de los Olmos. Ya ha encontrado un local, que será reformado.


Inaugurada como La Fe en 1927, pertenece a la SGEL desde 1935 comprada por sus dueños actuales
En donde está ahora la Colón abrió, en 1927, la Librería Fe-CIAP (Compañía Iberoamericana de Publicaciones). «Entonces llegaba hasta la calle de la Galera, tenía cien metros de largo», apunta Amparo Gantes, directora de la Colón, en la que trabaja desde 1973. El negocio pertenece a la Sociedad General Española de Librerías (SGEL) desde el 1 de febrero 1935. Desaparecerá un febrero, 72 años después.

El adiós de la Colón se suma a otros acontecidos en los últimos diez años, período en el que han escrito su última página librerías como La Poesía, abierta en 1922 en la calle San Andrés y que cerró en 2001; Hernández (calle Galera); o Cervantes (matriz y luego apéndice de Arenas), que cerró primero en María Pita y más tarde en su nueva ubicación, en Huertas.

Además, echaron el candado Rafael, especializada en libros religiosos y sita en la estrecha de San Andrés; Santa Lucía; Arco, en la calle del mismo nombre, que fue reconvertida en joyería; y Ágora y Araújo, que competían pared con pared en Riego de Agua

Noticia de La Voz de Galicia