jueves, octubre 16, 2008

Reaching Out -- A tu alcance

Sorprendida, esa es la palabra. Asi me quedé el primer día del curso que se celebró en FEUGA la semana pasada. Kim A. Page, colaboradora de Infonomía, me (nos) sorprendió (a todos, creo) con una metodología de curso muy diferente a lo que yo(nosotros) estaba(mos) acostumbrada(dos).

La comunicación no verbal, lo que expresamos con el cuerpo cuando hablamos....Conectar la voz con el cuerpo, respirar...Prácticas de presentaciones. Como crear introducciones y conclusiones...Como contar historias...

El miedo a ser transparente, el miedo a que «la gente me vea tal como soy» es una paradoja cuando hablamos en público. Muchas veces pensamos que la fórmula para dar un buen discurso se basa en actuar como profesionales, transmitiendo las informaciones de forma organizada, y no sólo eso, sino también manteniéndonos lo más neutrales posible. El secreto es el siguiente: no hay mejor ingrediente para conectar con el público que las emociones. Son las emociones las que nos dan la credibilidad y la habilidad para persuadir a los oyentes e incidir sobre ellos. Aunque pensemos que un buen orador tiene que mantenerse formal, la verdad es que ¡queremos sangre! Cuando explico esto a los estudiantes de los MBA les produce mucha risa, pero poniéndolo en práctica se dan cuenta de lo efectivo que es. Y para usar las emociones efectivamente tenemos que conocerlas y sentirlas.

"Los elementos de información que interpretamos y a los cuales reaccionamos cuando interactuamos son en un 93% no verbales, mientras que las palabras solo representan un 7% del mensaje.

La velocidad con la cual procesamos información subconsciente como la del lenguaje corporal es de 12-13 veces más rápida que la mente consciente" Kim A. Page

Referencias:
- La comunicación del líder de Stephen Denning
- El Zoo Humano de Desmond Morris
_ Inteligencia Emocional