lunes, julio 10, 2006

Un olvido que no tiene perdón

Podría ser millonario, pero al inventor del karaoke se le olvidó patentarlo. Una película japonesa recoge su historia. Es el comienzo del curioso artículo que he leido en El Semanal XL.